jueves, 19 de abril de 2018

¿Cuál es la capacidad de concentración de los niños?


Tanto en niños como en adultos, la capacidad de concentración determina la efectividad que se tendrá realizando determinada actividad o tarea.

Se trata de la capacidad de poner atención en un tema, y mantenerla durante un cierto tiempo.  Cuando ésta falla, las personas se enfrentan a dificultades para desenvolverse en los ámbitos laboral, social y académico.

Los niños que presentan falta de concentración ven afectado su rendimiento académico, y a menudo se distinguen por rezagarse en la realización de trabajos escolares.

Aunque requiere esfuerzo, al ser una habilidad la concentración puede ejercitarse y desarrollarse hasta alcanzar el nivel deseado. Sin embargo, antes de elevar el nivel de exigencia, padres y maestros deben saber que la capacidad para concentrarse varía con la edad. 

Durante el primer año de vida, una persona puede mantener su concentración hasta 5 minutos, mientras que un niño en edad preescolar la mantiene hasta 25 en un solo tema.

Estudiantes de primaria permanecen atentos entre 30 y 50 minutos; el tiempo aumenta junto con el grado escolar.

Con estos datos, los educadores pueden establecer dinámicas de enseñanza-aprendizaje en las que los datos sustanciales se ofrezcan durante el período de atención.

¿Cómo mejorar la capacidad de concentración en mi hijo?

  1. Define objetivos: Durante la realización de sus tareas y obligaciones, define objetivos que sean fácilmente identificables. Puedes empezar con logros inmediatos, y después prolongar la distancia entre uno y otro. 
  2. Identifica su entorno de concentración: Si detectas que tu hijo tiene mayor enfoque durante un horario y lugar específicos, trata de promover la realización de actividades que requieran concentración en esos espacios.  
  3. Programa descansos: Por más concentración que una actividad requiera, es importante tomar breves lapsos para descansar. Se sugiere que después de 15 minutos de atención ininterrumpida, se tome un pequeño receso que permita recuperar la atención.
  4. Evita distracciones: A la hora de llevar a cabo los deberes, evita encender televisores o reproducir música. Respeta el entorno del niño y libéralo de objetos de ruido. 
  5. Motivación: Reconocimientos verbales o la entrega de algún obsequio son fuente de motivación e indican al menor que está yendo por el camino correcto. 
En Colegio Británico, nos preocupamos por mejorar la educación de tus hijos, consulta más información visitando nuestra página Preescolar en Guadalajara.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

5 recomendaciones de Harvard acerca de la educación

Actualmente, el 80 por ciento de los niños consideran que sus padres están más preocupados por su propia felicidad y logros personales, ...